Solo F1

Análisis pretemporada F1 2019: la temporada que llega

Escuderías F1 2019

Hoy han sido los primeros libres de la temporada F1 2019 y éste es nuestro análisis. Tenemos hasta el 1 de Diciembre para saber si nos hemos equivocado…

 

MERCEDES: MUCHO POR HACER

Mercedes ha tenido una pretemporada marcada por el rodaje, tan habitual en ellos durante los últimos años. Las pruebas extensivas, de varias vueltas en cada tanda, rodajes medios y largos y variedad en el trabajo prestacional, no han ofrecido grandes muestras de velocidad. Ocho días que, salvo el día 5, superaron con claridad la centena de giros y que les han permitido recoger una gran cantidad de datos sobre su monoplaza en los distintos escenarios, setups y opciones posibles.

 

FERRARI: LA MEJOR OPORTUNIDAD

La escudería italiana volvió a desperdiciar otro gran año para conseguir el Título Mundial de Fórmula 1 en la pasada temporada. Llegando a tener en varios momentos de la campaña el mejor coche de la parrilla, errores de pilotaje muy graves y carreras donde no consiguieron asegurar puntos valiosos, condenaron a tener que conformarse con los subcampeonatos.

Este año, Ferrari vuelve a mostrar un monoplaza con grandes prestaciones, repitiendo el mejor tiempo durante varios días y con grandes simulaciones de carrera. Sus pilotos estuvieron entre los hombres que más giros completaron en Montmeló en esta pretemporada de F1. Pero la segunda semana fue un jarro de agua fría para el equipo italiano, ya que las debilidades de fiabilidad se hicieron patente.

Es prioritario en los Campeonatos modernos de Fórmula 1 tener un monoplaza que no de errores y parece que el Ferrari de este año ha sufrido en exceso mientras se le exigía en la pista, una vez que las pruebas de rendimiento entraban en escena en la segunda semana de pretemporada de F1. La buena noticia es que aquí es el lugar para fallar, ahora conocen sus problemas y dónde hay que trabajar para tener el monoplaza a punto en Australia.

 

RED BULL: NUEVO PROYECTO

Red Bull ha mostrado dos caras en estas dos semanas de pruebas. La primera semana se realizó razonablemente bien: no tuvieron problemas en su integración con Honda, su monoplaza reaccionó bien a los cambios de configuración y las pruebas de comprensión del monoplaza, mapeado aerodinámico y comportamiento en pista fueron claves.

Pero la segunda semana no fue del todo brillante. Trataron de dar un paso más y ese paso les llevó a problemas en casi todas las jornadas. Una salida de pista el segundo día, un problema de pilotaje el tercero y un rodaje más reducido el cuarto a causa del fuerte accidente de Gasly, comportaron una menor cantidad de datos recogidos.

Esto hace que para ellos, la temporada, esté marcada por el comienzo de relación con Honda y lo que podrán obtener de esta relación. Serán socios exclusivos de un motorista y tendrán  un motor creado para su monoplaza. Un proyecto más a medio que a corto plazo, que hace que este año no estén en disposición de poder luchar por el campeonato.

No están preparados para ganar todavía, pero no es un proyecto de corto plazo. Así que hay que esperar para ver si salen adelante o tal vez fracase, quien sabe…

 

RENAULT: UN PASO MÁS CERCA

Renault continúa su proyecto para convertirse en un equipo que esté a la altura de luchar por el Mundial. El año pasado, consiguieron consolidarse en 4ª posición del Campeonato de Equipos. Gracias a los errores de Haas al principio de temporada – que parecía el coche favorito de la zona media, lejos de Red Bull pero por encima en prestaciones de Renault, Force India, McLaren, Sauber o Toro Rosso.

El mayor problema de Renault fue el motor, que a pesar de las mejoras que van llegando a cuentagotas, sigue muy por detrás de la potencia del Mercedes o del Ferrari. Tendremos que esperar a ver la evolución de este motor que, este año, tan sólo abastecerá a dos equipos de la parrilla y por esta razón, tendrán menos datos con los que trabajar. Son rivales directos en la tabla media de McLaren y tienen el mismo objetivo: volver a luchar por el Título de Fórmula 1.

En esta pretemporada de F1 no hemos visto problemas en el monoplaza. El equipo del rombo se ha centrado en la primera semana en introducir las mejoras aerodinámicas, estabilizando el monoplaza para pasar a la segunda semana a trabajar en rendimiento y degradación de los neumáticos. Con este programa de trabajo, el monoplaza permanecía más en boxes que en la pista y no llegaron a realizar simulación de carrera en toda esta pretemporada de F1 de 2019. Por lo que Renault se convierte en uno de los equipos más misteriosos de la parrilla de esta temporada, sabiendo tan solo ellos dónde pueden encontrarse en Australia. Este año tendrán a dos pilotos con mucha experiencia en el equipo con los que esperan preparar y evolucionar el coche en la dirección correcta que les acerque a las victorias.

McLAREN: TRANQUILIDAD TRAS LA TORMENTA

McLaren se encuentra en una progresión lenta con el objetivo de volver a ser uno de los equipos referentes de la Formula 1, ya que se trata de la segunda mayor escudería de la historia de este deporte.

La temporada pasada realizó un cambio drástico, cambiando el motor Honda por el Renault, lo que provocó modificaciones de la parte trasera del monoplaza para ajustar el nuevo propulsor y comenzando el año con varios problemas de rendimiento. Una vez asentado el motor en el monoplaza, Alonso consiguió varios puntos valiosos en las carreras de la primera mitad de la temporada, aprovechando errores de los rivales y con un gran ritmo de carrera. Hacia el final del Campeonato, fue Vandoorne quien cosechaba algunos puntos para el equipo británico ya que los abandonos no cesaban en el monoplaza de Fernando Alonso, por lo que la fiabilidad es uno de los puntos en los que más tiene que trabajar McLaren para este 2019.

Este año han hecho un lavado de cara completo en la pareja de pilotos, con Carlos Sainz y Lando Norris pilotando el monoplaza británico. Durante la pretemporada han mostrado un rendimiento bastante alto, con una simulación de carrera muy decente de Sainz durante el último día que sitúa en estos momentos a McLaren entre los mejores equipos de la zona media de la parrilla. La pretemporada de F1 2019 ya está finalizada y tan sólo quedan dos días para ver cómo comienzan esta nueva temporada en el GP de Australia.

 

RACING POINT: FUTURO PROMETEDOR

Uno de los equipos que más me ha llamado la atención durante esta pretemporada de F1, ha sido Racing Point sin duda. Y no por lo rápido o lentos que fueran sus tiempos, sino por la estructura de sus programas de trabajo.

Han estado centrados en tandas cualitativas, sin demasiados giros y que, de hecho, les ha dejado como el segundo equipo con menos vueltas completadas. Todo equipo busca rodar en la pretemporada de F1, pero ellos han buscado otra manera: radiografiar bien el monoplaza con varios cambios de configuración, tandas comparativas y pruebas de largo rodaje que sólo en las tardes tenían lugar, especialmente en las dos últimas jornadas.

Al margen de este trabajo, sus prestaciones han dado la sensación de dar un pequeño paso atrás. Pero en realidad son el equipo del que más se desconoce su verdadera situación, han mostrado poco y tapado mucho. En principio deberían estar cerca de dónde acabaron la pasada campaña, no se espera un gran retroceso y la inyección económica de Lawrence Stroll hace que su futuro sea radicalmente distinto al que tenían con Vijay Mallya y el consorcio Indio. Futuro tienen, pero es eso, futuro, su presente no les va a hacer grandes milagros y entrar en la ronda final no será algo sencillo de entrada.

 

HAAS: ALGO MÁS QUE UN MOTOR FERRARI

Haas ha tenido una tendencia muy progresiva a lo largo de los días, a medida que han ido consolidando su monoplaza y los problemas que han ido encontrando. Sus inicios en esta pretemporada de F1 no fueron nada sencillos, apenas 135v en dos días a causa de problemas de fiabilidad. Se volvieron a reproducir estos problemas en la tercera jornada con varias banderas rojas y también salpicaron la penúltima jornada.

El último día lo compensaron a base de bien con un test completo que tuvo de todo: trabajo de configuración, aerodinámico, simulaciones de clasificación y de carrera y a los dos pilotos en el coche. Una manera impecable de acabar con una buena preparación pero que les dejó como el cuarto equipo con menos vueltas de toda la pretemporada de F1, sólo tres menos que McLaren.

En prestación su rendimiento es totalmente diferente. No se mostraron a una vuelta, pero la simulación de carrera completada en la tarde del último día fue simplemente brillante, con un ritmo, una consistencia y una velocidad que estuvo a la altura de los mejores. Y esa puede ser la señal más distintiva de su monoplaza.

El año pasado acabaron con algo más que un motor, pues su paso por curva era más que bueno, y este año vienen en esta línea. Hasta el momento parece que son los que comandan la zona media de la parrilla, muy cerca de Red Bull, pero las carreras son diferentes y tienen que validar estas buenas sensaciones con un coche que sea capaz de conseguir puntos y dos pilotos que los consigan. En 2018 perdieron demasiados puntos, este año necesitarán ser precisos en cada carrera para asegurar su futuro.

 

TORO ROSSO: CAMBIO GENERACIONAL

Toro Rosso realizó un cambio drástico el año pasado, colocando el motor Honda para testearlo antes de que Red Bull tomara la decisión de colocar ese propulsor en sus monoplazas principales. Con esta nueva apuesta, Toro Rosso logró pelear por los puntos en circuito de agarre lateral, principalmente; pero fue el equipo que más componentes cambiaron en las unidades de potencia, introduciendo evoluciones y solucionando problemas del motor Honda. 2018 no fue un año donde buscaran el puesto en el Campeonato, si no que se convirtió en una temporada de desarrollo para Honda y Red Bull.

En este 2019 introducen a dos pilotos diferentes a los de la temporada pasada. Uno de ellos es uno de los pilotos nuevos en Fórmula 1 y el otro, Kvyat, recuperado después de un año y que realizó el primer día de test y la simulación de carrera. Mientras que Albon empezó nervioso, cometiendo algún error de principiante cuando la pista no tenía un gran agarre, pero poco a poco se fue soltando para conseguir buenos tiempos y completar sus programas de trabajo.

 

ALFA ROMEO: SIGUIENDO LOS PASOS DE FERRARI

Alfa Romeo es otro de los equipos que ha cambiado a sus dos pilotos titulares en parrilla, sustituyendo a Raikkonen por Leclerc y fichando a Giovinazzi mientras dejan de piloto de pruebas a Ericsson.

La temporada pasada, el equipo de Sauber Alfa Romeo fue evolucionando de manera positiva, gracias al acercamiento a Ferrari, ya que usan el motor del equipo italiano. Con estas grandes mejoras, vimos el gran potencial de Leclerc en Fórmula 1 y es uno de los motivos por los que este año se encuentra en el equipo del cavallino rampante. Si no llega a ser por unos meses iniciales sin éxito en el equipo de Sauber, hubiese sido un claro candidato para ser el 4º mejor equipo la pasada temporada.

Este año sus pilotos han tenido gran presencia en la pista, con pocos errores de fiabilidad. Cuando se quedaron parados en el asfalto fue por pruebas de combustible, a excepción de los problemas en las simulaciones de salida para Giovinazzi que se volvieron a reproducir tras trabajar en el monoplaza dentro de boxes.

La simulación de carrera y el rendimiento durante la segunda semana no les parece colocar demasiado arriba en estos momentos. Pero estos primeros días no están para demostrar la posición que se va a ocupar, si no para corregir errores y tener un monoplaza con gran fiabilidad y eso es lo que han conseguido en Alfa Romeo.

 

WILLIAMS: CUESTIÓN DE TIEMPO

Williams fue uno de los equipos que más problemas encontró en esta pretemporada de F1 por el escaso tiempo disponible. Los muchos retrasos que fueron encontrando en el montaje de su nuevo monoplaza repercutieron en un primer test muy escaso con menos de 100 vueltas concretadas en un shakedown el tercer día y un test de fiabilidad el cuarto.

Pero a pesar de esto en la segunda semana pudieron recuperar bastante el tiempo perdido, aprender su nuevo monoplaza, corregir problemas y en base a un programa de trabajo estándar, iniciado con trabajo aerodinámico, continuado con pruebas de configuración y concluido con tandas largas en fase de carrera por la tarde, tratar de recuperar ese tiempo que no tuvieron.

Pero el tiempo es dinero y el dinero supone puntos, puntos que no tendrán en las primeras carreras de la temporada. Van demasiado tarde, el coche no ha nacido bien y hay demasiado por hacer y poco tiempo para hacerlo. Necesitarán varias semanas para estar a la altura y todo un año para ser capaces de recuperar el lugar que tuvieron. 2014 fue un sueño, 2015 un letargo y 2016 un despertar, ahora su realidad se asemeja a la de 2012 y 2013, años en los que se hacía el tiempo en curva, como ahora. Malos tiempos para los de Grove.

 

¿QUIEN VA A GANAR EN AUSTRALIA?

Esta es la pregunta que todos nos hacemos en estos momentos. Sí, sí, todo esto está muy bien, pero ¿quién va a ganar? En primer lugar hay que tener en cuenta que Albert Park no es un circuito al uso. Es el primer circuito al que todos llegan a competir y con condiciones neutras en clasificación y carrera pero no es un circuito que muestre verdaderamente donde está cada uno. Este circuito esconde muchos factores y ganar es más cuestión de timing que de velocidad.

Si hubiera que decir algo, con todo lo visto, sería Ferrari. Pero si tengo que decir algo mejor, hay que esperar a Shakir y Shanghai, dos circuitos que van a mostrar la realidad de cada uno. En Bahréin por su componente longitudinal y en Shanghai por el componente lateral. En Bahréin por rectas y en Shanghai por curvas me decanto por Mercedes. Pero habrá que esperar. Del test a la realidad puede variar un mundo, pero de Shakir a Shanghai poco. Tendremos que estar atentos a ver qué es lo que tenemos este año, dónde está cada uno y quien se hace con las carreras. Ya hay ganas de llegar a Melbourne…

JFMA

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar