Promo Travel

¿Qué haces este fin de semana? Te propongo ir a Daroca (Zaragoza)

Si estás cerca de Aragón y quieres hacer una escapada de fin de semana, te aconsejo que te dirijas a Daroca, una pequeña población a 85 kilómetros de Zaragoza y que te dejará gratamente sorprendido.

Daroca es una pequeña ciudad, de algo más de 2000 habitantes, qué a lo largo de la historia, ha sido muy importante por su ubicación entre la ruta de Zaragoza y Valencia.

Si los celtíberos la llamaron Darek, los romanos la llamaron Agiris, los árabes Calat-Darawca y fue después de la reconquista, cuando su nombre pasó a ser Daroca.

Fue el rey Pedro IV, en 1366, el que ordenó que «la villa de Daroca sea llamada ciudad y vosotros por tanto ciudadanos y toda vuestra descendencia para siempre».

Pero ¿qué la hace tan especial? Pues, su historia, su gastronomía y su gente!! Pero empecemos por su historia …

Nada más llegar a Daroca, veréis una ciudad amurallada y el Castillo Mayor. Su muralla se amplió después de la reconquista porque la ciudad creció tanto que todos los asentamientos que se hicieron, fueron a través de la ampliación de la muralla. Uniendo los Cerros de San Cristóbal y San Jorge, se cerraron 4 kilómetros de muralla.

En un principio, había ciento catorce torreones en la muralla, de los cuales, y en la actualidad, sólo quedan catorce.

En la ciudad se podía entrar por las dos puertas que hay en la muralla: la Alta, también llamada “La Fondonera” y la Baja, con dos torreones y el escudo de Carlos V . Las dos puertas están construidas en el siglo XV y las dos puertas están unidas por la Calle Mayor.

El Castillo Mayor qué actualmente podemos ver, era la antigua alcazaba árabe qué fue construida en 894 por Aben Gama. Pero fue construido sobre dicha alcazaba en la época cristiana, en el siglo XI, por Alfonso I El Batallador. La entrada es gratuita.

 

La ciudad de los siete sietes

Dentro del recinto amurallado, Daroca nos ofrece:

  • Siete iglesias: Santa María, Santo Domingo de Silos, San Juan, San Miguel. Santiago, San Pedro y San Andrés. Estas tres últimas están desaparecidas en la actualidad.
  • Siete conventos: Escolapios, Trinitarios, Nª Sra. del Rosario, Franciscanos, de la Merced. Capuchinos
  • Siete ermitas: Del Carmen, San Valero y Nazareth son de las que todavía quedan vestigios hoy en día.
  • Siete plazas: una por cada iglesia. .
  • Siete fuentes: una por cada plaza, aunque la más importante es la de los “20 caños”, qué se encuentra en la Puerta Baja.
  • Siete puertas: Alta, Baja, Portal de Valencia, del Arrabal, portillo de Hospitalillo y otras dos más que estaban en el castillo y que, actualmente, están desaparecidas.
  • Siete molinos: Actualmente sólo queda un molino de harina.

 

Las leyendas de Daroca

“El milagro de los Corporales de Daroca”.

Sucedió en 1239, época de la reconquista cristiana de la península y que convirtió a la ciudad de Daroca en un importante lugar de culto, peregrinación y un centro religioso de los más conocidos de la Edad Media.

Fue en Luchente (Valencia) donde se estaba librando la batalla contra los musulmanes y allí fue el noble Berenguer de Entenza, acompañado de varias compañías llegadas de Daroca, Teruel y Calatayud.

Ante el asedio musulmán, Berenguer de Ertenza, pidió a mosén Mateo, clérigo de la iglesia de San Cristóbal de Daroca, que celebrara una misa. Durante la misma y al levantar el sacerdote el paño donde se guardaban seis hostias, todos ven que éstas están empapadas en sangre.

Este hecho se considera un milagro y ante el prodigio, los cristianos se lanzan a la lucha encabezados por el cura, qué sobre un asno blanco, muestra durante toda la batalla las hostias ensangrentadas y los cristianos derrotaron a los musulmanes…

Tras la victoria, surgen las disputas por quién ha de ser el que lleve a su ciudad el paño con las hostias ensangrentadas. Se decide colocar los Corporales sobre una mula y dejarla a la buena de Dios. La mula fue a caer muerta en la puerta de la iglesia de San Marcos, hoy convento de religiosas de Santa Ana, junto a la puerta Baja de Daroca. Allí estuvo depositado durante muchos años el paño de los Corporales hasta que se trasladó a la iglesia de Santa María.

Este relato se recoge así en la llamada «Carta de Chiva», documento de 1340 enviado por el concejo de esta localidad de Valencia y que se guarda en el Archivo Colegial de Daroca. Desde entonces los Corporales se convirtieron en el símbolo por antonomasia de Daroca y en su elemento más universal.

“La Morica encantada”.

Dicen qué la alcazaba fue edificada por el último rey árabe de Daroca, Aben Gama, para vivir en el junto Melihah, de la que estaba totalmente enamorado. Ella, a su vez, estaba enamorada de un caballero cristiano, don Jaime Díez de Aux, cautivo del castillo del rey moro.

Cuando Alfonso I el Batallador llegó a Daroca y el prisionero fue liberado, éste fue en busca de su amada para alejarla de Aben Gama y casarse con ella. Pero Aben Gama, para evitarlo, la había matado y arrojado al pozo del castillo.

Se dice que este aljibe es tan profundo que pasa por debajo de la ciudad hasta el río Jiloca y que Melihah sale todas las noches del pozo vestida de blanco y con una luz, buscando por las murallas a su amado para que la libere del encanto….

 

¿Dónde dormir?

En Daroca hay varios hoteles de 2* y 3*. Los precios oscilan entre los 60€ y 80€. Los más céntricos son Cien Balcones, Posada del Almudí y La Casa de las Aldeas. Os aconsejo que hagáis la reserva directamente con ellos, siempre será más barato y sencillo.

 

Oficina de Turismo – Calle Mayor, 44 – Tel: 976 800 129 – darocaturismo@dpz.esofdaroca@comarcadedaroca.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Más info

aceptar